vigas de abeto laminado como elemento constructivo en pergolas y porches de madera



Las ventajas que aportan las vigas de abeto laminado en comparación a la madera aserrada tradicional son muchas

El posicionamiento de láminas orientadas con la fibra en dirección paralela, la confiere más estabilidad dimensional que la madera aserrada.

Las vigas laminadas puede fabricarse en practicamente cualquier tamaño y con curvaturas para conseguir sorprendentes efectos estéticos o para proporcionar diseños estructuralmente más optimizados.

Las vigas laminadas tienen una resistencia alta y establecida. A diferencia del acero y del hormigón armado, no se dobla, tuerce o descascarilla en los incendios.

Las vigas no sufren corrosión. Tiene una alta resistencia ante ataques químicos y ante atmosferas agresivas y contaminadas.

Gracias a que las uniones dentadas (finger joints) permiten el saneado de los defectos, es posible fabricar piezas libres de taras.

El secado de las láminas y el proceso productivo permiten fabricar vigas de con dimensiones muy precisas.

El proceso mismo de fabricación de la madera laminada facilita la industrialización en la producción y, por ende, la prefabricación.

Es un tipo de construcción diametralmente opuesta a la que en España se considera tradicional. Fundamentalmente es obra en seco, lo que permite prefabricar los distintos elementos que entran a formar parte del edificio. Con esto se logra una ejecución final de la obra en un plazo sensiblemente inferior, con una mayor fiabilidad añadida y sin aportar humedades a la obra.

La producción de una tonelada de madera laminada requiere cerca de 430 kilowatios hora de electricidad o su equivalente, mientras que la producción de una tonelada de acero necesita 2.700 kWh y una tonelada de aluminio 17.000 kWh de electricidad.


Esta información ha sido obtenida gracias a www.simbolocalidad.com





Importante tener en cuenta

La madera laminada es un producto diseñado y sujeto a ferreas normativas de calidad.